26.12.05

Otra ventana para hablar de Democracia y de Europa

Siempre he pensado que la verdadera revolución de la democracia vendría cuando a los ciudadanos les resultase fácil y sencilla la participación. Las clásicas reuniones de partido, los mitines, las asambleas, las manifestaciones, la lucha en las barricadas pasarán a formar parte de la historia cuando la presencia política permanente a través de las redes cibernéticas se incorpore a nuestra rutina diaria. Y todo ello, sin menoscabo de la pasión y la fuerza de los movimientos políticos.
El privilegio que supone el poder lanzar un llamamiento a través de la red que pueda ser redirigido automáticamente aquellas personas potencialmente interesados en los mismos temas es en sí mismo una revolución.
Si además ese llamamiento puede tener una respuesta e iniciar una discusión o un debate estamos ante la culminación del deseo del hombre de confrontar sus principios con el de sus paisanos y que hasta hace poco se daba en las plazas públicas o antiguamente en los ágoras.
Sinceramente no sé hasta dónde nos puede llevar esta ventana que abrimos en estos momentos, pero ojalá que la realidad se acerque al menos al enorme potencial que contiene y podamos hablar de Europa y de Democracia largo y tendido.
José María Compagni
Newropeans